top of page

En nombre de la paz


Ser testigo de las guerras como espectador es algo que nos atraviesa y toca lo más profundo de nuestro ser.


Nuestra alma.


Y nuestra capacidad innata de mirar a los demás con amor, respeto, empatía y curiosidad.


Hay niños que ni siquiera te conocen y te extienden los brazos pidiendo un abrazo, y el corazón de quien recibe este llamado natural de amor, se abre.


Nacimos así, sin medir nuestro amor por los demás por el color de la piel, religión o cualquier otra etiqueta, nacimos abiertos al amor.

Colgados de una madre, alimentándonos de ella y escuchando los latidos de su corazón.


Hoy en día existen estudios que demuestran que los corazones de los grupos que realizan juntos actividades armónicas están sincronizados, ¿lo sabías?


Esta es nuestra naturaleza.


Por eso, no podemos perder la esperanza de la paz, de que con cada acto podamos marcar la diferencia en este planeta.


Observa, cada uno tiene su propia misión, algunos son políticos y rezo que se les expanda la conciencia para que puedan tomar mejores decisiones, respeto, no es una misión sencilla.


Otros están en el campo de guerra como médicos, enfermeras,

otros recaudan dinero para apoyar,

otros graban videos tratando de crear conciencia,

otros rezan, otros están en laboratorios buscando curas,

otros están deprimidos por las imágenes vistas desde el otro lado del mundo.


Te invito a encontrar tu lugar, sano, en medio de todo esto y a honrar este espacio, donde la vida y Dios te han colocado para que puedas hacer tu parte en el mundo.


Estás donde estás por algo.


Mantén encendida la llama de la esperanza.


La esperanza de que tu sonrisa a los demás vale la pena.

Que vale la pena escucharlos con atención y silencio.

Que vale la pena tomar terapia y sanar tus heridas emocionales para no dejar esto como legado a tus hijos.

Que vale la pena hacer filantropía.

Que vale la pena dedicar tiempo a lo que es sagrado para ti.

Que vale la pena ser un excelente profesional en lo que haces

Que vale la pena escribir mensajes de agradecimiento a las personas que te apoyan.

Que invertir en autoconocimiento importa.

Que pedir un abrazo a alguien importa, y también ofrecérselo.


No os unáis al mal, haced el esfuerzo diario de estar en el bien.


Pon tu energía en la misión que Dios te ha encomendado: como madre, padre, hija, hermana, tía, abuelo.

Pon tu energía en ser ese profesional increíble, honorable, con principios y valores.


No dejemos que la guerra entre nuestra mente y nuestro corazón permanezca,

la guerra de no cuidar nuestra salud,

la guerra de gritarle a quien amamos,

la guerra de mentir para obtener aprobación,

la guerra de los chismes,

la guerra de comentarios desagradables en las redes sociales,

la guerra de condenar a otros por su religión, orientación sexual u política.


Las grandes guerras comienzan con las pequeñas.


Por personas que hace miles de años no lograron comunicarse bien y dejaron este legado al mundo.


No cultiven legados como ese en sus hogares.


Volvamos a nuestro ser natural,

Al sanar a nosotros mismos, sanamos a los demás.


Que se restablezca la paz en el mundo.


Por favor, por amor a quienes están ahí, comienza por ti mismo, a tu manera.


Eso importa.


Todos estamos conectados.


Shirayam #shirayam #skymind

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page